On-boarding: aterriza como puedas

On-boarding: aterriza como puedas

Desde hace un tiempo, se habla de la atracción y fidelización del Talento en las empresas. Mires por donde mires, hay un post, una noticia, un evento que nos habla de ello; de lo importante y a la vez difícil, que es hoy en día, que los profesionales cualificados se queden y permanezcan en una misma compañía durante toda su vida laboral. Pero, si ya partimos de esta información, ¿Por qué desde la empresa no ayudamos a que este tiempo sea el mayor  posible?, ¿Por qué dejamos que ocurran siempre las mismas cosas en vez de cambiarlas?

Mi opinión acerca de este tema, es que las empresas pueden hacer muchas más cosas de las que hacen  para atraer y fidelizar al Talento.  Hoy os voy hablar de una de esas cosas, y es un proceso tan importante como es la acogida, bienvenida o como se llama actualmente, “On-boarding”.

El primer contacto con la empresa, la primera impresión, lo que ocurra en ese momento, son una mezcla de sensaciones que el trabajador nunca olvidará. Este momento puede ser algo positivo o negativo, que derivará en acontecimientos futuros. Esta primera impresión puede valer más que mil palabras y puede tener una gran influencia en lo que los trabajadores piensen de su empleador a corto y largo plazo.

Por dar un dato estadístico, diversos estudios han comprobado que un empleado decide si su futuro será más  o menos largo en la empresa en las dos primeras semanas de estancia en la misma. En esa valoración,  la impresión del primer día es crucial. A pesar de ello, un porcentaje elevado de profesionales concluyen que en su primer día de trabajo en una nueva empresa, sus expectativas  sobre la organización bajaron respecto a lo que pensaban de ella durante el  proceso de selección.

Como millennial que soy, reconozco abiertamente que he pasado por varias empresas, algunas de la más importante a nivel nacional, donde  para mi sorpresa, la mayoría no dispone de  un plan de acogida formalizado. Y desde mi opinión, ¿Qué se puede esperar de un trabajador que “sueltan” (perdón por la expresión) en un puesto de trabajo? Sin una presentación previa al equipo, sin un recorrido por las instalaciones, sin unas pautas de actuación… ¿con 5 minutos de explicación se puede saber todo? Esto es real, varias empresas con capital económico alto que pueden permitirse un proceso de acogida excelente, inolvidable para todos sus trabajadores nuevos… Ni si quiera se lo plantean. ¿Y que esperan?…que esos profesionales estén comprometidos con el proyecto de la empresa  para siempre…, si los cimientos son esos es difícil que el resto sea mucho mejor; Se producirán fallos en todas  las fases posteriores. Es por ello que  un proceso de bienvenida a la que muchas empresas prestan escasa atención, puede ser un motivo de atracción para el profesional.

El On-boarding puede plantearse de diversas formas, puede tener mil y una configuraciones. Pero yo creo que debe cubrir mínimo tres áreas:

El contexto de la empresa, misión, visión, sus objetivos y su posicionamiento. Esto le ayudará a situar a su nueva organización.

El contexto del puesto, que se espera de la persona que cubra ese puesto, que expectativas debe cumplir, funciones, organigrama…Esto le ayudará a situarse en un puesto en concreto en la empresa.

Y el contexto cultural, como es el día a día en la empresa y que valores son los primordiales, que marcan y condicionan sus comportamientos.

Si al menos, estás áreas están cubiertas antes del día de la incorporación del trabajador, su visión acerca de la empresa será muy distinta de un trabajador que como he dicho antes,  han “soltado” sin más en medio de la selva.

Otra parte del proceso de On-boarding que no debemos pasar por alto, es el primer día, el día que va a incorporarse ese profesional a nuestra empresa. Por lo que si estamos ante una pyme, deberíamos invertir parte de nuestro tiempo en recorrer toda toda la empresa enseñándole nuestras instalaciones y presentando  al recién llegado formalmente a todo el equipo. Si no es viable por la cantidad de personas que la componen, se pueden mostrar las instalaciones y solo presentarle a las personas que componen el departamento al que va a pertenecer.

No creo que sean acciones difíciles, simplemente las empresas deben empezar a valorar ciertos comportamientos que son importantes y que puede marcar el futuro de la persona en la empresa y su visión sobre la misma.

La sonrisa es la forma universal de decir ¡Bienvenido a mi empresa!

Beatriz Martínez

Recruiter  y Consultora de RRHH en Brandty

@beaml91

 

Related Blogs

Publicado porCristina Mulero | 4 enero, 2019
Como afrontar la atracción de Talento en 2019. Claves para empresas y profesionales
Acabamos  de estrenar  Nuevo Año y  tanto las empresa como los profesionales se preparan para afrontar los nuevos retos que  se les plantean en el terreno laboral. Para las empresas,...
Publicado porbrandty | 14 noviembre, 2018
4 Claves para triunfar en una Entrevista por Competencias
A menudo nos encontramos con candidatos que son grandes profesionales y que tienen muchísimas cualidades pero no consiguen sacar a relucir su mejor versión en la entrevista, incluso pueden, al...
Publicado porbrandty | 24 octubre, 2018
Ser emocionalmente inteligente para empezar en el mundo laboral
No es fácil controlar las emociones propias y mucho menos comprenderlas, por lo que es aún más difícil cuando hablamos de las emociones de los demás. Pero en la vida...
Utilizamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de usuario. Al navegar por esta web está dando su consentimiento para la utilización de cookies. Más información aquí.