4 Claves para triunfar en una Entrevista por Competencias

4 Claves para triunfar en una Entrevista por Competencias

A menudo nos encontramos con candidatos que son grandes profesionales y que tienen muchísimas cualidades pero no consiguen sacar a relucir su mejor versión en la entrevista, incluso pueden, al contrario, ofrecer una imagen empobrecida de su yo real.

Por ello hemos querido redactar este post y mostrar qué es lo que hay detrás de las preguntas que hacen los seleccionadores, sobre todo en el caso de una entrevista por competencias

¿Por qué no brillamos en las entrevistas?

Por norma general nadie nos enseña a hacer entrevistas y no tenemos muchas oportunidades de practicar, pues no es algo que hagamos muy a menudo, suele ser una interacción breve, y tampoco podemos aprender por imitación puesto que las entrevistas son privadas y no podemos observar a otras personas que sean muy buenas en ello.

Y a esto le sumamos que lo más común es que tras la entrevista nadie nos dé feedback de cómo lo hemos hecho (más allá de si conseguimos el puesto) por lo que es fácil que repitamos errores.

No es de extrañar que realizar buenas entrevistas sea una asignatura pendiente para la much@s!!

Pensamos que la clave está en conocer qué es una entrevista por competencias y cómo prepararla para poder sacarle todo el partido y brillar en las entrevistas.

¿Qué son las Competencias?

Las competencias son las características (habilidades, conocimientos, actitudes, capacidades…) que tienes y que causan que hagas eficientemente tu trabajo.

Las competencias incluyen intenciones, acciones y resultados. Vamos a ver con un ejemplo de qué forma las competencias de los empleados influyen en los resultados de la organización

Competencia: “Orientación al logro”

Incluye:

  • Intención: Un acusado interés por hacer las cosas mejor en comparación con un estándar. Esto le llevará a…
  • Acciones: Fijarse objetivos, responsabilizarse personalmente por los resultados obtenidos…(son indicadores observables)
  • Resultados: Esas acciones llevarán a una mejora de la calidad, la productividad de la calidad y las ventas.

 

En este ejemplo, el riesgo de contratar a una persona que no tiene motivación por el logro se traduciría en menor mejora de la actuación y menos conducta emprendedora

¿Cómo podemos medir las competencias?

La forma ideal de observar qué competencias tienes y en qué grado, sería ver cómo te comportas en una situación real, o mediante escenarios fingidos como puede ser una dinámica grupal. Pero por el tiempo y costes que conlleva esto no siempre es posible.

Lo más común es realizar en su lugar una ENTREVISTA POR COMPETENCIAS, donde el entrevistador buscará en tus experiencias del pasado evidencias de que posees esa competencia.

Para ello te hará preguntas abiertas en las que debas recordar y describir situaciones en las que hayas tenido que poner en práctica las competencias que busca, pues la mejor forma de predecir tu comportamiento futuro es saber cómo te desenvolviste en el pasado.

Para entender bien el proceso, vamos a ponernos en los zapatos de un entrevistador y ver un ejemplo de competencia que podemos buscar en un candidato, preguntas que podemos hacer e indicadores en los que fijarnos para valorar si la posee:

  • Competencia: Trabajo en equipo
  • Indicadores comportamentales: (obviamente no podemos verlos en la entrevista)
  • Nivel elemental: La persona coopera cuando es requerido
  • Nivel medio: Apoya, guía y forma a sus compañeros
  • Nivel alto: Motiva y mantiene un clima favorable. Promueve el desarrollo de los demás.

 

  • Posible pregunta: (para buscar indicadores comportamentales en sus experiencias pasadas)
    • Piensa en el mejor equipo del que has formado parte, ¿cuáles crees que fueron los factores de éxito del equipo? ¿cuál fue tu aportación o papel en el equipo?

 

Ahora que ya conocemos de dónde vienen y qué hay detrás de este tipo de preguntas, podemos prepararnos para ellas con mucha más probabilidad de éxito. A continuación te damos unas claves para que triunfes en tu próxima entrevista:

1.Hazte experto en ti mismo

Si tienes presentes tus competencias y puntos de mejora, estupendo! Sin embargo la realidad es que a menudo, sumidos en la vorágine de nuestro trabajo, nos preocupamos por conocer a fondo los productos que vendemos, nos preocupamos por profundizar más en cuestiones relacionadas con nuestro sector, en conocer mejor a la competencia pero… ¿dónde quedamos nosotros?, ¿Cómo podemos pretender que un seleccionador nos conozca en si nosotros mismos no tenemos del todo claro qué cosas son las que nos mueven, qué sabemos hacer mejor que la mayoría o en qué necesitamos mejorar?

Es un error pensar que si nos preparamos para hacer una entrevista estamos “haciendo trampa” o dejando de ser nosotros mismos.

Más bien ocurre justo al contrario: Preparándote la entrevista en realidad estas facilitándole su trabajo al seleccionador, que tiene la labor de conocerte y predecir con el mayor grado de exactitud tu rendimiento futuro

Una entrevista es una situación de venta de uno mismo, y al igual que ningún vendedor que espere tener éxito se lanzaría a vender un producto sin conocer a fondo sus características, sus ventajas respecto a otros o sus hándicaps, nosotros tampoco deberíamos acudir a una entrevista sin hacer un análisis de nuestras fortalezas y debilidades o aprendernos nuestro curriculum de memoria.

2. Prepara ejemplos concretos de tu experiencia

No basta con tener muy clara nuestra experiencia profesional, eso ya lo ven en nuestro curriculum, lo que el seleccionador necesita conocer son ejemplos concretos de cómo nos desenvolvimos en aquella ocasión en la que tuvimos que adaptarnos a algo nuevo, cómo solemos organizarnos, qué papel solemos tener dentro de un equipo…

Por ello una vez más le estarás facilitando su trabajo si tienes en mente situaciones en las que hayas tenido que poner en práctica las competencias que tienes,  pues si son relevantes para el puesto sin duda te preguntarán por ellas.

También es importante que tengas en mente situaciones en las que no estés orgulloso de tu actuación pero de las que hayas obtenido un importante aprendizaje. Pues esta es la forma en la que avanzamos y desarrollamos nuestras competencias.

3. Enfócate en tus resultados

Como hemos comentado, los seleccionadores predicen el rendimiento para el nuevo puesto en función de sus experiencias pasadas, si lo resolviste con éxito en el pasado, lo más probable es que también seas capaz de hacerlo en el nuevo puesto de trabajo.

Por ello… No te limites a describir tus funciones: cuantifica lo que has conseguido y cómo has podido tú generar resultados.

Por ejemplo:

“Una de mis funciones fue implementar un CRM, lo que nos permitió gestionar el doble de clientes de los que atendíamos anteriormente”.

“Como comercial conseguí aumentar en un 40% el porcentaje de nuevos clientes”

Se trata de Condensar tu capacidad técnica y los resultados que has podido lograr. Para ello prepara una lista de tus logros o de situaciones donde mejorases algo con tu actuación. Ensaya la habilidad de realizar comentarios positivos acerca de tu experiencia anterior.

4.No prepares respuestas enlatadas sino estrategias de respuesta.

Preparar entrevistas no consiste en buscar un listado de preguntas y memorizar respuestas.

Puedes hacerlo para entrenarte si tienes muy poca experiencia haciendo entrevistas,  pero es un método muy ineficiente porque nunca puedes preveer qué preguntas te van a hacer y además te haría perder naturalidad. Una entrevista no es un examen tipo test, así que no a las respuestas enlatadas!!

Es mucho más efectivo tener claros unos conceptos básicos que irás incluyendo en la entrevista cuando lo creas conveniente en función las preguntas y tener en mente un esquema básico de cómo organizar las respuestas.

Este guion de 4 fases Puede ayudarte a organizar mejor tu discurso ante preguntas abiertas en las que te hagan recordar situaciones concretas:

  • Situación o contexto: Primero sitúale en el contexto: cuándo fue, dónde trabajabas, de qué te encargabas en ese momento.
  • Problema: Describe qué ocurrio, qué se debía hacer, las expectativas que había sobre ti…
  • Actuación: Cuenta qué hiciste para resolver el problema, qué medios utilizaste y por qué elegiste esas acciones.
  • Resultados: Por último explica qué mejoras conseguiste con tu actuación, es decir: de las acciones que tú tomaste, cuáles fueron los beneficios para la empresa, qué aprendiste sobre ello y qué podrías mejorar para próximas ocasiones. No olvides cuantificarlo, a cuántos clientes más pudisteis llegar gracias a ello.

Bien utilizada, la entrevista por competencias es un potente medio de conocer y valorar al candidato pero pongámoselo fácil al entrevistador: preparemos la entrevista!!

“Tu talento determina lo que puedes hacer. Tu motivación determina cuánto estás dispuesto a hacer. Tu actitud determina qué tan bien lo haces”. Lou Holtz.

 

Dulce Vicente

Técnico de Selección en Brandty

 

 

Related Blogs

Publicado porbrandty | 24 octubre, 2018
Ser emocionalmente inteligente para empezar en el mundo laboral
No es fácil controlar las emociones propias y mucho menos comprenderlas, por lo que es aún más difícil cuando hablamos de las emociones de los demás. Pero en la vida...
Publicado porbrandty | 26 septiembre, 2018
“Prefiero el Horario al Salario…” Y otras frases de #Millennials
En  Brandty decidimos cambiar la idea de Selección de Talento  por la de Atracción entre empresas y profesionales pues las nuevas generaciones serán las que redefinan la cultura corporativa empezando...
Publicado porCristina Mulero | 7 septiembre, 2018
5 CLAVES PARA VOLVER AL TRABAJO “DE BUSCAR TRABAJO”
Después del parón vacacional que supone el verano, muchas personas no vuelven a su puesto de trabajo, sino que se enfrentan a la ardua tarea de proseguir con la búsqueda...
Utilizamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de usuario. Al navegar por esta web está dando su consentimiento para la utilización de cookies. Más información aquí.